Acerca de Gramsci. Entrevista exclusiva al historiador italiano Angelo d’Orsi Acerca de Gramsci.

Por Cris González

Angelo d’Orsi atendió al llamado de Correo del Alba inmediatamente y nos encontramos con un historiador dueño de una prolífica obra sobre metodología, historia, ciencias políticas, así como uno de los expertos en la vida y pensamiento de Antonio Gramsci. Hace tres años, en ocasión del 83 aniversario de la muerte del sardo, publicó Una nuova biografia sobre el intelectual comunista. Algunos detalles de la trayectoria del profesor de la Universidad de Torino, como escritor vinculado a la tarea de comunicar, es que forma parte de varios comités de revistas científicas y es miembro fundador de algunas series editoriales y de diversos medios como: Nuova Sinistra. Apuntes de Turín (1971-1974), Nubes (1991, de las cuales luego se mudó), Cuadernos de historia de la Universidad de Turín (1996-2001), Historia Magistra. Revista de historia crítica (2009-en progreso), Gramsciana. Revista internacional de estudios sobre Antonio Gramsci (2015-en progreso). También fundó Festival Storia (2003, 1ª edición 2005). Ha colaborado con varios periódicos (Il Sole 24 ORE, Corriere della Sera, La Stampa, Workers ‘Daily, Il Fatto Quotidiano). Sin más y para homenajear al genio sardo, les dejamos este diálogo con D’Orsi. Lo primero es expresarle el agradecimiento y solidaridad desde Correo del Alba. Manifestarle nuestros mejores deseos bienestar para usted, su familia y su pueblo, en momentos tan críticos para Italia.  ¿Cómo está y cómo lleva la cuarentena? La situación, como sabes, en Italia es muy mala. Y después de dos meses de lock down –cierre total–, el Gobierno no tiene seguridad en cuanto a las opciones a tomar, no sabe si prolongar el cierre. Pero los ciudadanos estamos al borde de la crisis de nervios, sin hablar  del gravísimo daño económico que está destruyendo a muchos sectores. Italia corre el riesgo de perder un cuarto o incluso la mitad de su PIB antes del 2021. Si nada cambia, el país, su economía, su tejido social, no podrá volver a la normalidad, por muy feo y cruel que esto sea. Pero, la opción de todos los países en el mundo ha sido la cuarentena. El cierre está socavando las relaciones humanas y causando graves daños psicológicos y económicos a los individuos y las familias. Todos estamos muy afectados y esperábamos salir de la cuarentena a principios de mayo, pero en cambio nos acaban de decir que el cierre se ha extendido para todo el mes de mayo. ¡Esto es terrible! ¿La inédita situación del Covid-19 podría desembocar en nuevas formas de control por parte de los gobiernos de derecha para frenar estallidos sociales? Sin duda, el riesgo de una deriva autoritaria existe y es visible. El poder aquí está asumiendo un proceso de centralización en manos del Primer Ministro, que actúa como “jefe de Gobierno”, una figura política inexistente en el sistema institucional italiano. “Gramsci, que vive solo una generación después de la de Lenin, es un agudo intérprete de la modernidad, es decir, de los cambios que el siglo XX trajo en el plano social, político e intelectual” La Constitución considera que el Gobierno está formado por un colectivo de ministros secretarios de Estado, todos del mismo nivel, y un primer ministro, quien solo tiene una tarea de coordinación y dirección. En cambio, hoy, gracias a la emergencia del Covid-19, el Primer Ministro (que, por cierto, es un ciudadano particular elegido no se sabe por quién o porqué) actúa como líder absoluto, lo que excluye la consulta al resto de los ministros, bloquea el debate parlamentario, impide una discusión pública, mientras que asiste a comisiones, y a un número indeterminado de grupos de trabajo nombrados por él, sobre los cuales su elección y nombramiento no se ha discutido, ni en el Parlamento ni fuera de este. Las normas que se han ido aprobando para evitar la propagación del contagio son confusas y “amplias”, es decir, dejan un extenso margen de discreción en su aplicación  a las fuerzas policiales, que se comportan de manera verdaderamente represiva y a menudo absurdamente dictatorial en contra de los ciudadanos. Sobre estos últimos se descarga la responsabilidad de una situación que, por otra parte, es enteramente responsabilidad de la clase política, de la “centro-derecha”, de la “centro-izquierda” y del partido con mayoría en el parlamento, el Movimiento 5 Stelle. El proceso de desmantelamiento del Estado social, el welfare estado, ha sido llevado a cabo, aunque con cierta diversidad de énfasis, por toda la clase política, y ahora es la ciudadanía la que paga las consecuencias. Además, las medidas adoptadas –seguramente destinadas a impedir la propagación del virus– asumen aspectos inquietantes de represión de la libertad de movimiento, de expresión del pensamiento e incluso de manifestación de afectos y sentimientos. El riesgo es que estas medidas, consideradas “provisionales”, se conviertan en definitivas, en medio de la indiferencia general de la ciudadanía. Y la democracia quede de hecho a un lado y sea reemplazada por una forma de “cesarismo regresivo”, como diría Gramsci. ¿Cuál  considera que es el papel de la sociedad civil en la teoría del Estado ampliado en Gramsci? Gramsci innova profundamente la tradición marxista, en muchos ámbitos, y añade nuevos elementos al propio pensamiento de Marx. Por ejemplo, sobre el Estado, que para Gramsci ya no es el instrumento que utiliza una clase o un grupo de clases sociales para dominar a las demás clases, según la teorización clásica de Lenin, que en El Estado y Revolución (1917) y en otros escritos retoma y desarrolla, de manera original pero limitada, las ideas que en Marx, y especialmente en Engels, se encuentran sobre el tema del Estado. Gramsci, que vive solo una generación después de la de Lenin, es un agudo intérprete de la modernidad, es decir, de los cambios que el siglo XX trajo en el plano social, político e intelectual. Especialmente a partir de la derrota que el movimiento proletario sufrió en Occidente, él quiere entender las razones de esa derrota, que es también una derrota personal, como hombre, como marido, como padre y como líder político. Su atención se centra en los procesos de modernización, tanto en Italia, en forma de modernización reaccionaria, de revolución pasiva, representada por el régimen fascista en el poder, como especialmente en los Estados Unidos. “La revolución como acto deberá ser sustituida por la revolución como proceso destinado a desestabilizar el poder burgués, mediante la conquista de la hegemonía” El Cuaderno especial, titulado por Gramsci como “Americanismo y fordismo”, que data de la primera mitad de los años 30, pero también muchos pasajes de los demás Cuadernos, nos presentan una concepción del Estado definida especialmente por la forma en que en Occidente se reaccionó a la crisis económica de 1929, es decir, ampliando las funciones públicas y dando al Estado un papel no solo como un organismo que ejerce legalmente la coerción, sino como un conjunto de aparatos hegemónicos, gracias a los cuales las clases dominantes son conjuntamente, y antes que eso, clases dirigentes. ¿Cuál sería la responsabilidad de la clase trabajadora e intelectuales norteamericanos, considerando a los Estados Unidos como el hegemón? En los Estados Unidos, la clase proletaria es víctima pero igualmente cómplice, después de todo, de las condiciones de explotación. Por lo tanto, si los grupos subordinados (concepto que Gramsci comenzó a utilizar conjuntamente y en sustitución de clase obrera o proletaria; con esto innovando el léxico marxista) quieren llegar a ser dominantes, o sea, derribar las relaciones sociales, deben primero llegar a ser dirigentes, construir una contrahegemonía a la hegemonía burguesa. ¿Y el papel de los intelectuales? El papel de los intelectuales es fundamental, para que ayuden a los proletarios –o subordinados– a construir esos procesos hegemónicos, dada la imposibilidad, en esta fase histórica, de hacer la revolución según el modelo bolchevique, al menos en Occidente, es decir, en sociedades con un capitalismo maduro. En otras palabras, la revolución como acto deberá ser sustituida por la revolución como proceso destinado a desestabilizar el poder burgués, mediante la conquista de la hegemonía, también en el Estado, y en sus aparatos –empezando, por ejemplo, por la escuela– para que esto permita el derrocamiento de las relaciones entre las clases.  ¿Dónde situaría en la actualidad el pesimismo ante la realidad que asistimos? Gramsci teoriza un “pesimismo de la inteligencia”, pero de la misma manera el “optimismo de la voluntad”. Hoy en día necesitamos desesperadamente de ambos. Y en el fondo, incluso en esta terrible situación en la que nos encontramos, una situación completamente inédita al menos en nuestro mundo y época, hay razones tanto para temer que las cosas no mejoren, sino que empeoren, incluso de forma irreversible, hasta una catástrofe final, pero asimismo hay razones para el optimismo. ¿Cuál es el horizonte que nos permite hoy ser optimista y no cesar en el afán de un mundo mejor? La izquierda radical, la pequeña izquierda que queda en Italia, repite el slogan: “No queremos volver a la normalidad, porque la normalidad era el problema”. Pues bien, creo que esta situación que estamos viviendo, con el sufrimiento que conlleva, con los muertos, con la tragedia de la sanidad pública, con la pobreza que está produciendo, puede ser una gran y extraordinaria oportunidad para el cambio social, económico y cultural. Lo que dificulta esta hipótesis es la falta de un Gramsci y de una fuerza política adecuada, capaz de organizar un gran movimiento de masas para el cambio. ______________________________________

Intervista di Cris Gonzalez, apparsa sul giornale venezuelano “Correo de Alba”, il 27 aprile 2020.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...